CARACTERÍSTICA DE LA FRUTA

 

_

Es globular y mide entre 4,0 y 6,5 cm. De diámetro, es de color naranja brillante y está cubierto de vellos cortos quebradizos que caen fácilmente al frotarlos. Internamente el fruto se semeja al tomate o

a la cocona. La cáscara es gruesa y coriácea. La pulpa verde claro, pegajosa, ácida y jugosa, contiene muchas semillas, ligeramente mayores que las del tomate. Generalmente maduran de uno a seis frutos por racimo. La pulpa suave llena toda la cavidad del fruto, por lo que al procesarlo se parte en dos y se exprime de modo que solo queda la cáscara, a diferencia de la cocona en que hay un casco duro que queda adherido a la cáscara.

Este cultivo se desarrolla desde los 1,600 a los 2,400 m.s.n.m. siendo la altura óptima alrededor de los 1,800 m.s.n.m. En la zona ecuatorial y algo más bajo en zonas más alejadas del Ecuador.

Se considera que las alturas entre 1,600 a 2,000 m son apropiados para la siembra de la naranjilla dulce y las alturas superiores a los 2,000 m, apropiadas para el cultivo de la naranjilla ácida. El rango de temperatura aceptado para el cultivo es de 16° a 24°C, teniendo como temperaturas óptimas 17 °- 18 ° C. La naranjilla requiere además de precipitaciones que oscilen entre 1,600 a 2,800 mm anuales siendo la precipitación óptima la de 2.500 mm.

El cultivo de la naranjilla requiere suelos ricos en materia orgánica (más de 10%), con buen drenaje interno, un pH de 5 a 5.8 y un suelo franco, franco arcilloso o franco arenoso. Al igual que la cocona, se recomienda evitar repetir la siembra de este cultivo en lotes donde se haya sembrado especies de la misma familia.